Como explica el Dr Dionisi, el prolapso uterino o matriz caída es un desplazamiento de la matriz hacia abajo, es decir, desde su posición normal en la cavidad pélvica, al canal vaginal. El útero primero desciende hacia la vagina y, luego, puede salir totalmente al exterior, aunque no es muy frecuente. Ocurre normalmente entre los 40 y los 60 años, especialmente en mujeres que han tenido muchos hijos.

  • El envejecimiento normal.
  • La falta de estrógenos después de la menopausia.
  • Afecciones que ejerzan presión sobre los músculos pélvicos, como la tos crónica y la obesidad.
  • El esfuerzo repetitivo para defecar debido a un estreñimiento prolongado puede empeorar el problema.
  • Sensación de cuerpo extraño en la vagina.
  • Aparición de un bulto a través de la vagina.
  • Molestias durante las relaciones sexuales.
  • Incontinencia de orina e incontinencia de gases y materia fecal.
Se presenta en:
  • 2-10% de mujeres en edad fértil (20-40 años).
  • 50-70% de mujeres con dolor pélvico o dolor en la menstruación.
Se realiza exploración física y pruebas complementarias (ecografía, resonancia magnética y laparoscopia)

No retorne a la gimnasia hasta 5 o 6 semanas después del parto y cuente con el consentimiento de su médico, pues el periné deberá recobrar su tonicidad para resistir los esfuerzos de presión.

  • Reeducación del periné: ejercicios que hacen trabajar los músculos del periné para reforzarlos.
  • Colocación de un pesario: se trata de un anillo que se inserta en la vagina, o en el cuello del útero, para sostener los órganos pélvicos.
  • Medidas dietéticas: perder peso puede ayudar a limitar las molestias ocasionadas por el prolapso.
  • Tratamientos quirúrgicos: el objetivo es volver a colocar correctamente el órgano descendido y a mantenerlo suspendido en el suelo pélvico.

Testimonios