Enfermedad inflamatoria benigna en la que el tejido del endometrio crece fuera del útero.

Puede asentarse en cualquier parte del abdomen y también fuera de él, en forma de pequeños implantes menores a 5mm de penetración  (Endometriosis Superficial), nódulos de más de 5mm de penetración (endometriosis profunda) y quistes en los ovarios (endometriomas).

Es crónica y puede ser muy incapacitan. Se desconoce la causa, aunque existe predisposición genética.
  • Afecta entre 50-70% de mujeres con dolor pélvico o dolor en la regla.
  • Afecta entre 2-10% de mujeres en edad fértil.
  • Entre 3 y 5 mujeres de cada 10 pueden sufrir infertilidad por endometriosis.
Síntomas
  • Dolor pélvico crónico.
  • Dolor fuerte durante la menstruación (dismenorrea).
  • Dolor intenso durante el coito (dispareunia).
  • Dolor al defecar (disquecia).
  • Infertilidad.
La endometriosis puede provocar infertilidad por:

Inflamación en el abdomen que impide la unión del óvulo y el espermatozoide.
Adherencias pélvicas que obstaculizan el movimiento normal de las trompas e incluso las obstruyen.
Endometriomas en los ovarios que dificultan la normal ovulación y fabricación de hormonas sexuales.
Secreción de sustancias no habituales en el abdomen que entorpecen el proceso normal de fertilidad.
Las mujeres con endometriosis presentan un riesgo mayor de aborto, el cual disminuye, una vez corregida la enfermedad.

Se realiza exploración física y pruebas complementarias (ecografía, resonancia magnética y laparoscopia).
  • Hormonal.
  • Analgésico.
  • Quirúrgico (indicado en fallo de tratamiento médico, fertilidad y enfermedad avanzada).
2 tipos de intervención quirúrgica
  • Cirugía conservadora: se mantiene el útero y la mayor cantidad de tejido ovárico. El objetivo es recuperar las características normales de la pelvis. En la actualidad se puede realizar por laparoscopia que conlleva menos complicaciones.
  • Cirugía definitiva: se extirpa el útero junto con las trompas y los ovarios si están afectados. Se realiza en casos graves. También influye en la elección de este método el deseo de la mujer de tener hijos o no, ya que posteriormente no será posible el embarazo. En mujeres jóvenes se puede intentar conservar los ovarios, pero si es preciso quitarlos será necesario administrar posteriormente hormonas exógenas para reemplazar las que ya no producen los mismos.
Por todo lo anteriormente expuesto: el reconocimiento de la enfermedad,  permite su tratamiento precoz, lo que conlleva mejoría en la calidad de vida de las pacientes y disminución de la repercusión a otros órganos.

Tratamiento Quirúrgico de la Endometriosis

Testimonios